Málaga. Misión gastronómica por las calles de la capital.

El Museo Carmen Thyssen Málaga se ha convertido esta primavera en el nuevo atractivo de la ciudad, gracias a una soberbia colección de pintura del siglo XIX que pueda llegar incluso a eclipsar al Museo Picasso, que recibe anualmente más de 345.000 visitantes. Pero en Málaga, aparte de arte e historia también hay otra cultura, la del tapeo y el buen comer. Entre todas las direcciones sobresalientes de la ciudad, hay propuestas más tradicionales, como disfrutar del sabor de una sardina asada en el restaurante Andrés Maricuchi, en la playa del Pedregal o Pedregalejo, y creaciones contemporáneas que beben del recetario de siempre como aquellas que se encuentran en el gastrobar La Moraga. La hamburguesita de rabo de toro -jugosa y sabrosa al máximo- o la lasaña de boquerones en lata de conserva son algunas de las estrellas de Dani García, el chef de este local que debería formar parte de cualquier buen recorrido gastronómico por la ciudad. 


Tampoco debería faltar El Pimpi, una de las direcciones más emblemáticas de Málaga. A él acuden turistas extranjeros, sí, pero es ante todo un local clásico donde se dan cita los malagueños. Nada de trampa para "guiris". Imprescindible pedirse un platito de jamón de bellota. Sin olvidar la bodega más longeva de la ciudad, Antigua Casa Guardia, fundada en 1840, un templo  del vino malagueño donde probar caldos dulces y secos de las variedades Pedro Ximénez y Moscatel. ¿Hay hambre? Pues aprieta el play del vídeo y... ¡qué aproveche!

Direcciones:
Andrés Maricuchi: Paseo Marítimo El Pedregal, 14. Tel.: 952 290 412
La Moraga: c/ Marqués de Larios, 1. Tel.: 952 219 258
El Pimpi: c/ Granada, 62 y Jardines Alcazabilla. Tel.: 952 228 990
Antigua Casa Guardia: Alameda Principal, 18. Tel.: 952 214 680

Print Friendly and PDF

5 comentarios:

Pepa García on 11 de abril de 2011, 10:10 dijo...

Muy buena entrada. Me apunto todos los datos!!

Goio Borge on 11 de abril de 2011, 23:18 dijo...

casi dan ganas de ponerse a preparar los espetos, seguro que no es tan fácil. Eso sí, en verano, cuando yo los probé, recomiendo mucho más hacerlo de noche. El espectáculo de las brasas en las barcas de noche le da además un toque mágico

Vivi dijo...

Mi observación es: ¿cuándo nos llevas a tus seguidores para demostrarnos in situ todo lo que has aprendido en esta visita? ;-P . Dan ganas de salir YA para allá!

Nuria Cortés on 12 de abril de 2011, 13:44 dijo...

Pues si te han dado ganas de salir para allá, perfecto, porque era lo que pretendía ;)

Daniel on 5 de junio de 2011, 18:19 dijo...

Historias de ayer: recuerdo ir al Mercado de Atarazanas a comprar con mi abuela haciendo la paradita de rigor previa en la 'Casa er Guardia': vinito y mejillones en la tasca con más sabor de Málaga, combinación perfecta para llenar el carrito con más alegría (en un mercado que acaban de reformarlo).